Spanish Bombs

Muy cerquita de uno de mis lugares favoritos de Copenhague, la fuente dedicada a la diosa vikinga Gefion, se encuentra el parque que lleva el nombre de una figura histórica y controvertida, cuya gestión política determinó el final de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Winston Churchill.

Pues ahí, en el parque de Winston Churchill, tenemos un monumento dedicado a los soldados daneses voluntarios que participaron en la Guerra Civil Española (1936-1939). Y es que un total de 500 daneses formaron parte del cuerpo conocido como las Brigadas Internacionales, compuesto por unos 40.000 voluntarios de diversos lugares del mundo, que llegaron a España para luchar contra el ejército del General Franco.

En Dinamarca, el envío de voluntarios comenzó en noviembre de 1936 – cuatro meses después de que comenzara la contienda. Se organizaron a través del Partido Comunista danés, utilizando diferentes puntos de la ciudad como una tienda de sándwiches en Nyhavn o la casa de los Jóvenes Comunistas en Bjelkes Allé, en el barrio de Nørrebro.

La mayoría de los voluntarios salieron hacia España en el frío invierno de 1936, un poco antes de que se aprobara la ley contra la participación danesa en la Guerra Civil. El camino que eligieron fue el barco de vapor de la compañía DFDS -todavía en activo- desde Esbjerg (Jutlandia) hasta Francia y Bélgica.

Dada la tensión política del momento, los voluntarios tenían que utilizar identidades falsas. Algunos decían que iban camino a Amberes de vacaciones, otros a la Exposición Universal de París. Incluso un grupo viajó a España disfrazado de equipo de fútbol.

Una vez llegaban a España, en la ciudad manchega de Albacete, se realizaba el reclutamiento, se repartían los uniformes – que carecían de uniformidad- y a penas recibían formación militar. Hacían lo que podían con lo que tenían.

La mayoría de los daneses que formaron parte de las Brigadas Internacionales, sirvieron dentro de los cuerpos de artillería, defensa aérea, saneamiento, cocina y administración. Estaban afiliados a la Brigada 11, «Thälmann», compuesto por voluntarios alemanes, austriacos, holandeses y suecos. Y por eso en Estocolmo podemos ver el monumento de La Mano, también dedicada a los suecos que participaron en esta guerra.

Se calcula que unos 135 daneses murieron en la Guerra Civil española. Y los que sobrevivieron, cuando regresaron a Dinamarca fueron tratados como criminales. Tuvieron que pagar su repatriación, fueron procesados con casos de cobro, quedaron totalmente arruinados. Además, sus nombres quedaron registrados en listas por las autoridades danesas; listas que después cayeron en manos de los alemanes nazis durante los años de ocupación (1940-1945).

Aprovecho también para recomendar una visita al Museo de la Libertad (Frihedsmuseet) -situado a escasos metros de este monumento, en el mismo parque de Churchill- y realizar un recorrido a través de los acontecimientos e historias locales durante los años de la Ocupación alemana en Dinamarca.

https://en.natmus.dk/museums-and-palaces/the-museum-of-danish-resistance/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *