Los acantilados blancos de Møn.

A tan solo 100 kilómetros de Copenhague, en la preciosa isla de Møn, se encuentran estos espectaculares acantilados de caliza blanca que, junto con el turquesa del mar Báltico y el verde del bosque de hayas que lo corona, forman uno de los paisajes más coloridos de Dinamarca. Este paisaje tan especial se formó durante la Edad de Hielo, hace unos 100.000 años, cuando el terreno estaba cubierto por glaciares que dieron forma al actual relieve de las más de 400 islas que forman parte de Dinamarca junto con la península de Jutlandia.

Hoy, los acantilados tienen una altura de unos 126 metros y se extienden unos 6 kilómetros sobre la costa. Pero esto puede cambiar ya que, con el transcurso del tiempo, parte de los acantilados ha ido desprendiéndose y cayendo al mar, tal como ocurrió en enero de año 2007 debido a las intensas lluvias en la zona.

Vista de los acantilados blancos de Møn

Los amantes de la naturaleza pueden recorrer la parte superior de los acantilados a través de las numerosas rutas que desembocan en una magnífica vista al Báltico. Además, la isla de Møn cuenta con una ruta conocida como el “Camønoen” que recorre no solo la isla de Møn, sino también las pequeñas islas de Nyord y Bogø. Con un total de 175 km, el Camønoen nos lleva por pequeños pueblos, caminos en medio de la naturaleza y la costa, y nos acerca a hasta estos acantilados únicos. La ruta está muy bien señalizada durante todo el recorrido y además ofrece una gran cantidad de albergues, casas rurales y refugios en los que pasar la noche durante la travesía. Está pensada para todo tipo de senderistas, desde los principiantes hasta los más expertos, tanto niños como adultos.

La ruta del Camønoen se encuentra perfectamente señalizada a lo largo de todo el recorrido.

La mejor época para visitar la isla de Møn es el mes de julio, cuando sus pueblos están llenos de vida y los artistas que los habitan abren las puertas de sus casas para compartir con los visitantes sus obras. Y es que Møn es conocida entre los daneses como “la isla de los artistas”, debido al gran número de pintores, escultores y artistas en general que viven en ella y buscan la inspiración en los hermosos paisajes que la isla nos regala.

Algunos paisajes de la isla de Møn.

Los acantilados de Møn retratados por el pintor de la Edad de Oro danesa Skovgaard. «Un día de verano en los acantilados de Møn, 6 de junio 1850».

Para más información sobre el Camønoen:

https://camoenoen.dk/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *