Como soldaditos de plomo imaginados por Hans Christian Andersen, la Guardia Real protege la resindencia oficial de la reina Margarita II

La Guardia Real Danesa: más de tres siglos al servicio de la Corona.

La Guardia Real Danesa fue fundada en el año 1658 por el rey Federico III. Este monarca no creía que el tratado de paz de Roskilde con el reino de Suecia – el archienemigo de Dinamarca en aquel entonces- fuera a durar demasiado tiempo, y es por eso que Federico III sintió la necesidad de crear este cuerpo militar.

En la actualidad, la Guardia Real – en danés conocida como Den Kongelige Livgarde- protege de manera permanente el palacio de Amalienborg, la fortaleza de Kastellet, el castillo de Rosenborg -donde se encuentra su cuartel general- y la residencia de verano de los reyes – el palacio de Fredensborg. La misión principal de este cuerpo militar es proteger a la familia real y sus castillos, pero la Guardia Real también es una unidad de combate del ejército danés en pie de igualdad con otras unidades que participa en operaciones internacionales y ejercicios.

El bautismo de fuego de la Guardia Real Danesa fue la defensa de Copenhague durante las guerras contra Suecia (1658-1659). En el siglo XIX volvieron a defender Copenhague frente al ejército inglés capitaneado por el Almirante Nelson, durante las Guerras Napoleónicas, y también participaron en las Guerras de Slesvig contra Prusia. En abril de 1940, durante la Segunda Guerra Mundial, defendieron el palacio de Amalienborg contra las tropas de ocupación alemanas, resultando dos guardas reales muertos – todavía se pueden ver las marcas de disparos en las fachadas del conjunto palaciego de Amalienborg. Después de 1945,  participó en numerosos ejercicios de la OTAN durante la Guerra Fría, y más recientemente han prestado servicio en los Balcanes, Irak y Afganistán.

La Guardia Real está compuesta por soldados que se presentan voluntariamente para formar parte de este cuerpo del ejército durante 8 meses. El entrenamiento consta de tres meses de entrenamiento militar básico, seguido de un mes de aprendizaje de las elaboradas rutinas de marcha. Después de esta preparación, los cargos superiores adjudican a los guardias un horario de rotación para los cuatro meses restantes de su servicio. Durante la rotación de la guardia, los soldados tienen turnos de 24 horas, durante los cuales permanecen de guardia durante dos horas y descansan cuatro horas. El príncipe heredero Federico, durante su servicio en las Fuerzas Armadas, fue sargento de la Guardia Real.

El uniforme más característico de la Guardia Real consiste en un tocado de piel de oso, una casaca azul -excepto cuando usan el uniforme de gala que entonces llevan una casaca roja-, pantalones azul claro con rayas blancas y un fusil.

En cuanto al cambio de guardia, los soldados salen diariamente a las 11:30 del Castillo de Rosenborg. Desde allí se dirigen de manera ceremoniosa a Amalienborg, donde llegan media hora después para dar descanso a sus compañeros. No te pierdas ver como todos los soldados marchan serios y solemnes a toque de tambores y cornetas. Sin duda, ¡una experiencia muy recomendable durante una estancia en Copenhague!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *